La definición de una “ciudad inteligente” es bastante variada y comprende cualquier tecnología que pueda ayudar a una ciudad a ser más inteligente, más eficiente, más resistente o más ingeniosa.

Prácticamente cualquier cualidad positiva que ofrezca una solución inteligente puede formar parte de esta definición de ciudad inteligente.

¿Cómo sabemos que las pequeñas empresas están tan implicadas en el crecimiento y desarrollo de una ciudad inteligente? Trataremos de usar datos: Según Techonomy, “en Estados Unidos, hay 35 millones de pequeñas empresas que constituyen un asombroso 85 % de la economía del país (y hay otros 210 millones más de este tipo de compañías en el resto del mundo). La próxima vez que estés en la calle, fíjate en cuántas pequeñas empresas abarrotan nuestras ciudades”.

Pequeñas empresas basadas en plataformas de la ciudad inteligente

A menudo, el trabajo más divertido —relacionado con los fundamentos de lo que hace a una infraestructura inteligente— depende de plataformas del Internet de las cosas (IoT). Grandes empresas como Alphabet, antes conocida como Google, con su proyecto de mejora de las ciudades Sidewalk Labs o Current, patrocinada por GE, con su conjunto de productos “ciudades inteligentes”, están trabajando para crear la ciudad del futuro. Sin embargo, aunque la plataforma puede proceder de grandes empresas, son las empresas más pequeñas las que desarrollan a partir de ellas.

Por ejemplo, las farolas inteligentes, con sensores que detectan disparos y que forman parte de la plataforma “ciudades inteligentes” de GE, se fabrican en ShotSpotter, una empresa de 80 empleados con sede en California. Claramente, las grandes marcas no pueden desarrollar estas amplias y diversas redes de sensores, dispositivos móviles y transmisión de datos intensa sin la ayuda de la comunidad de pymes.

La firma de software de diseño en 3D, Dassault Systèmes, es otra gran empresa que ayuda a producir los pequeños proyectos emprendedores que crean ciudades inteligentes “mejor adaptadas”. Su activo grupo de LinkedIn, Future Realities (“realidades futuras”), analiza los nuevos proyectos de IoT o ciudades inteligentes como uno de Laurence Kemball-Cook, director ejecutivo y fundador de la empresa con sede en el Reino Unido Pavegen, que produce pavimentos que generan energía a partir de las pisadas. Esto significa que no solo la tecnología de Pavegen puede reaprovechar parte de la energía que los viandantes emplean al caminar, sino que esta también puede utilizarse para obtener una perspectiva granular sobre cómo el público se mueve en el entorno urbano.

Ciudades inteligentes en las ciudades

Envision America” es una reciente organización sin ánimo de lucro de Estados Unidos que ayuda a las ciudades a explorar tecnologías innovadoras que aborden desafíos energéticos, del agua, los residuos y el aire. Nueva York forma parte de los planes de la universidad de dicha ciudad para establecer diversos “laboratorios de innovación de barrio” en sus cinco distritos, donde se puedan probar las tecnologías emergentes de ciudades inteligentes.

Otras ciudades, aparte de Nueva York, están creando incubadoras o aceleradores que se llenan de empresas emergentes que trabajan en problemas reales. Echa un vistazo a la entidad municipal Los Angeles Department of Water and Power (LADWP) y a la organización Los Angeles Cleantech Incubator (LACI) si quieres ver a pequeñas empresas y ciudades inteligentes en acción. El espacio “Home of the Future” (“Casa del futuro”), un centro de exposición colaborativo, exhibe lo último en dispositivos, tecnologías y servicios conectados que ayudan a los propietarios a ahorrar en el consumo de energía y agua. Además de agradables mejoras, cuenta con innovaciones “salvadoras”; es el caso de GOmeter, una empresa de tecnología limpia de la cartera de LACI que se centra en la creación de contadores de agua inteligentes.

No cabe ninguna duda: las pequeñas y grandes empresas deben trabajar al unísono para prestar servicio al emergente mercado de las ciudades inteligentes. Sencillamente, es un campo demasiado grande para que solo lo abarquen unas pocas firmas. Así pues, las pymes están, sin duda, ayudando a crear ciudades futuras por todo el mundo.

A continuación, indicamos un recurso de ciudad inteligente (una búsqueda rápida en Google ofrece cientos de links adicionales) para obtener más información: