Desde comienzos de la Revolución Industrial, las máquinas han aumentado la productividad del hombre. A principios del siglo XIX, muchos temieron que la maquinaria textil y la energía de vapor fueran a acabar con los trabajos.

Pero el cambio en el trabajo de fábrica redujo los costos de los bienes, subió los salarios reales y aumentó la demanda de trabajadores.

Dos siglos más tarde, la inteligencia artificial (IA) aparece lista para marcar el comienzo de la “Revolución de IA”. La inteligencia de las máquinas y los enormes almacenes de datos están asumiendo tareas cada vez más intelectuales que, hace tiempo, solo las personas podían realizar. La inteligencia artificial puede recomendar compras, identificar tendencias empresariales significativas e incluso chatear con los clientes. Y la gente se pregunta: ¿acabará esta nueva revolución con los trabajos?, ¿reducirá los ingresos?, ¿relegará a las personas a trabajos menos gratificantes? La respuesta es clara: no.

La IA no tiene lugar sin las personas

Aunque la IA puede realizar tareas más impresionantes que antes, aún no tiene capacidad para realizar reflexiones de uso general. Un sistema de máquinas puede examinar qué películas te gustan y compararlas con otras, pero no puede decirte qué personajes de la película tiene un papel más destacado. Con todo, el potencial para hacer crecer tu negocio con la IA es verdadero. Dado que las máquinas no pueden comprender el lenguaje ni la cultura, es mejor que no las utilices para hablar con los clientes.

IA en acción

En su lugar, utiliza la inteligencia artificial para ayudarte a encontrar y atender a tus clientes más rápido. Por ejemplo:

  • Para llevar una contabilidad básica, una herramienta de IA como Smacc puede ayudar a las pequeñas empresas a dedicar menos tiempo en cuestiones administrativas.
  • Herramientas de planificación del calendario como X.ai pueden ayudarte a realizar más llamadas de ventas.
  • Bots conversacionales como Slack para las comunicaciones internas y las interacciones con los clientes pueden dirigir a los clientes a las personas adecuadas que les ayuden más rápido.
  • Los analizadores de sentimientos de IA te ayudan a invertir tiempo en las necesidades más urgentes primero. Herramientas como Meshfire, para el análisis de tus seguidores en las redes sociales, pueden ayudarte a generar nuevos clientes potenciales.

La aplicación de la IA en la empresa puede ayudarte a reducir las pérdidas de tiempo que te impiden hacer más negocios. Van apareciendo nuevas funciones que te ayudarán con el calendario, el correo electrónico, la contabilidad y las finanzas, entre otras cosas.

Algunos estudios de la Revolución Industrial catalogaron la mejora de los salarios reales como la multiplicación por dos de los ingresos familiares en los primeros años, en gran parte, debido a la disminución de los costos de los bienes y servicios como consecuencia de una mayor productividad. La Revolución Industrial fue el primer punto de inflexión real de la productividad humana en siglos. Quizá, la inteligencia artificial podría ser el siguiente. Imagina duplicar tu éxito en los próximos años. Las empresas que adopten la IA ahora serán las grandes triunfadoras, así que no lo dejes y empieza hoy mismo.