Aunque el término “Internet de las cosas” existe desde que Kevin Ashton, director ejecutivo del centro Auto-ID, lo acuñó en el año 1999, solo recientemente ha pasado a formar parte de la conciencia nacional.

El mismo año, Neil Gershenfeld del MIT Media Lab, escribió en su libro, Cuando las cosas empiecen a pensar lo siguiente: “[…] parece que el rápido crecimiento de la World Wide Web podría haber sido el primer detonante que está ahora poniendo en marcha la auténtica explosión, mientras las cosas empiezan a usar la red”.

Gracias a los últimos avances en tecnología de sensores inteligentes, el IoT ha empezado a aumentar a un ritmo mucho más rápido. “En pocas palabras, un sensor inteligente es un dispositivo que recibe información del entorno físico y utiliza los recursos informáticos integrados para llevar a cabo funciones cuando detecta datos específicos y, a continuación, los procesa antes de aprobarlos. Los datos pueden recopilarse de modo que los sensores inteligentes permitan la comunicación a través de la Web”, explica TJ McCue, quien escribe habitualmente acerca de la nube, gadgets, hardware y tecnología 3D para Forbes. “Los sensores inteligentes son los que permiten a las cosas 'comunicarse' entre la Web y tus dispositivos. Además, pueden situarse o instalarse en prácticamente cualquier cosa, desde zapatos y ropa, hasta neveras o coches”.

Grandes cifras y floreciente crecimiento

El IoT ya ha cambiado el modo en que vivimos. Por ejemplo, ya estamos percibiendo la transformación de los productos y de los productos como servicio (por ejemplo, casas conectadas y maquinaria industrial, dispositivos, etc.). Dado el incremento previsto, nos encontramos en la antesala de lo que parece será el gran tsunami del IoT. El McKinsey Global Institute prevé que el IoT podría tener un impacto económico total de hasta 11 millones de millones de dólares en 2025. Además, Gartner estima que 25 000 millones de “cosas” estarán conectadas a Internet y en uso en el año 2020, superando los 4900 millones en 2015. Solo este año, se conectarán cada día 5,5 millones de cosas nuevas.

Dicho crecimiento, según afirma el tecnólogo de IoT Shashi Jain, significa “que el IoT requerirá mucha infraestructura nueva de modo que los miles de millones de dispositivos puedan comunicarse entre sí y puedan hacerlo mientras protegen tu privacidad y tus datos. Tendremos que crear unos sistemas muy sencillos para que los dispositivos más básicos los puedan utilizar y sistemas para mantener dichos dispositivos, incluso si los fabricantes originales ya no existen”. Esto también se traduce en una gran oportunidad en lo que respecta a las actividades comerciales y el desarrollo de productos, junto con la necesidad de una mayor seguridad.

“El IoT podría tener un impacto económico total de hasta 11 millones de millones de dólares en 2025”. McKinsey Global Institute

Impacto del IoT

El crecimiento del IoT se vincula con el crecimiento directo de la productividad y expansión posibles para prácticamente cualquier empresa, abarcando todos los ámbitos posibles desde la mayor participación de los clientes y del desarrollo de productos o servicios hasta una amplia variedad de mejoras medioambientales y en la oficina. Sin embargo, también crea una mayor necesidad de controlar la infraestructura. Ten en cuenta las siguientes cuestiones cuando te prepares para aprovechar el poder del IoT para tu empresa.

AUMENTA LA PRODUCTIVIDAD. IoT va a cambiar el modo en que trabajas, ya sea en la planta física o en las decisiones que tomas; su alcance es así de amplio. La agilización de las operaciones siempre es bienvenida y, para ello, “tendrás que acceder a dispositivos más inteligentes que te ayuden a ser más eficiente y a moverte de forma más astuta”, declara Ramon Ray, editor de la revista Smart Hustle. “Por ejemplo, tu red puede optar automáticamente por emplear más ancho de banda según el uso; tu material de oficina nunca se acabará, ya que los sensores sabrán cuándo hay que realizar un pedido; cuanta vaya quedando menos gente en tu oficina o establecimientos, las luces podrán atenuarse automáticamente; y mucho más. Analiza tus operaciones y verás en qué ámbitos podrán el IoT y la conectividad hacer que prácticamente funcione de manera más inteligente”.

También existen mejores beneficios en lo que a los datos se refiere. “El IoT ofrece una infraestructura para conectar cualquier cosa desde un componente hasta una ciudad, lo que significa que puede reducir, drásticamente, los costos de sistemas a gran escala y del uso compartido de datos”, apunta Doug Woods, presidente de la Association for Manufacturing Technology. “Eso, a su vez, permitirá un análisis detallado de los datos a gran escala y proporcionará información única, lo que significa un ajuste continuo y la mejora de los procesos empresariales, los productos y servicios, el servicio de atención al cliente y mucho más”.

DESARROLLA LA INFRAESTRUCTURA. Mientras piensas en qué puede aportar el IoT a tu empresa, puede que también debas plantearte posiciones y relaciones completamente nuevas. “En el caso de empresas que quieren vender o participar de este espacio (o incluso aprovechar sus capacidades para aumentar el negocio, los productos y servicios existentes), es mejor plantearse la contratación de desarrolladores e ingenieros inteligentes, así como en establecer relaciones con los fabricantes que puedan modificar los productos para que funcionen con el IoT”, afirma Ray.

Es preciso plantearse dónde pueden combatir tu modelo de negocio, tus productos y tu oferta de servicios en el conectado mundo del IoT. “Piensa en los millones de sensores, cerraduras, lámparas y sistemas de calefacción y aire acondicionado de un edificio; o en los miles de sensores repartidos en un parque nacional para controlar a los animales, la climatología y las condiciones del terreno; o incluso en los sistemas robots que trabajan en un almacén”, comenta Shain. “Las aplicaciones para la ciencia y la tecnología serán sorprendentes: pronósticos meteorológicos más precisos, mejor agricultura y fabricación aún más eficiente. Piensa en tu cliente como un usuario corriente, que espera ver casas más inteligentes que te brinden la mejor atención, ciudades más inteligentes, una sanidad más inteligente; y todo ello con solo acceder desde sus smartphones. Las oportunidades son casi infinitas y prácticamente cualquier pequeña empresa puede beneficiarse”.

MANTÉN CONTROLADA LA SEGURIDAD. Sin duda, el aumento de los datos que se recogen online y una mayor conectividad conllevan una creciente preocupación por cuestiones como la seguridad cibernética y la piratería, así como la privacidad. “No cabe duda de que es un gran problema”, añade Ray. “Es la naturaleza del mundo en el que vivimos y trabajamos. Es preciso que abordes el IoT del mismo modo que abordas otros sistemas de IT: emplea prácticas óptimas en materia de seguridad, trabaja con fuentes fiables, prepárate para lo peor y utiliza a proveedores de seguridad que puedan auditar tus registros y configurar estos sistemas para ti correctamente desde el principio. Asegúrate de que actualizas tus sistemas con regularidad y emplea la administración de identidades y la autenticación siempre que sea necesario. Mientras el IoT siga avanzando, se seguirán desarrollando nuevos recursos de seguridad para proteger tu negocio, por lo que debes mantenerte a la vanguardia de dichas tendencias”.

“No cabe duda de que la seguridad es un problema importante —indica Woods—. Sin embargo, por contextualizarlo, no es tan diferente de administrar tu banca electrónica o indicar tu tarjeta de crédito en Amazon. Debes contar con los protocolos de seguridad necesarios y, si no sabes cómo hacerlo, hoy en día tienes a tu disposición a infinidad de asesores sobre seguridad cibernética. Ante todo, lo que no puedes elegir es no estar conectado, puesto que te arriesgas a quedarte atrás”.

Adoptar el IoT en tu negocio te ofrece toda una gama de oportunidades, así como una creciente necesidad de proteger lo que has establecido. No obstante, tienes que pensar en cómo puedes aprovechar hoy dichas ventajas, porque su conectividad ya está aquí y está creciendo rápidamente.

Adopción temprana del IoT

Las oportunidades de desarrollar productos o servicios abundan, concretamente, para las pequeñas empresas. McCue ofrece muchos ejemplos y destaca cómo se está aprovechando el IoT como base del modelo empresarial:

  • Automatic Labs alberga un sensor que se conecta con el puerto de datos de tu coche y proporciona información sobre tus hábitos de conducción, problemas con el motor del vehículo y mucho más. “Te permite registrarte en una aplicación a través de tu smartphone que te permite conectarte, entre otros, con el termostato Nest Thermostat, el altavoz Amazon Echo y el smartwatch Pebble”, afirma.
  • Bigbelly Trashcans son contenedores de residuos que te avisan cuando están llenos.
  • Dassault Systèmes creó el software de diseño en 3D Solidworks, que tiene la capacidad de ayudar a las empresas a diseñar objetos del IoT más inteligentes. De hecho, crearon una infografía del IoT propia bastante buena.
  •  Halo Smart Labs crea detectores de humo inteligentes.
  •  La empresa fabricante de cascos de motos Skully desarrolló el AR-1, el primer casco inteligente.
  • SureFlap creó una puerta para mascotas inteligente, que solo se abre para dejar pasar a las mascotas con sensores coincidentes.
  • Xively, propiedad de LogMeIn, ofrece a las empresas las herramientas necesarias para lanzar y ejecutar una empresa del IoT.
  • Ring es un timbre inteligente que te permite ver quién ha llamado a través de tu smartphone, tanto si estás en casa como fuera.