La tecnología actual de integración de aplicaciones te permite conectar casi todas las aplicaciones que utilizas para dinamizar tus operaciones.

Con simplemente definir las acciones y establecer impulsores, tus aplicaciones pueden trabajar en conjunto, lo que te da más tiempo y hace que tus procesos sean más eficientes. Con simplemente definir las acciones y establecer impulsores, tus aplicaciones pueden trabajar en conjunto, lo que te da más tiempo y te permite crear flujos de trabajo más eficientes, automatizar los sistemas y mucho más. Por ejemplo, muchos propietarios de empresas utilizan Gmail y Dropbox. Pero ¿sabías que puedes integrar estas aplicaciones de forma que los elementos adjuntos entrantes de Gmail se guarden automáticamente en Dropbox? Esto es solo un ejemplo (de muchos) que pone de manifiesto la potencia de la integración de aplicaciones.

La integración de aplicaciones ha surgido por necesidad, basada en la cantidad de aplicaciones que los propietarios de las empresas utilizan a diario. Por todos lados hay software, aplicaciones y herramientas empresariales. Para fidelizar tu público, puedes publicar blogs en sitios como Medium, comercializar tu marca con redes sociales, desarrollar y controlar tu base de datos de clientes y el embudo de ventas con software de CRM, llevar un seguimiento de los archivos online mediante aplicaciones como Google Drive y Dropbox, y administrar tus finanzas onlines con herramientas como QuickBooks y FreshBooks. Aunque todas estas herramientas hacen que dirigir una empresa sea más sencillo y eficiente, el poder real llega cuando integras y conectas estas aplicaciones para aumentar la funcionalidad.

La integración de aplicaciones es algo que los desarrolladores tienen cada vez más en cuenta a la hora de crear software, ya que cuantas más herramientas sean compatibles con tu aplicación, más ventas habrá. Es posible que ya puedas ver disponibles determinadas integraciones con aplicaciones que utilizas, pero, con herramientas como Zapier e IFTTT, no hay límites. IFTTT, cuyas siglas corresponden a “If This Then That” (Si ocurre esto, haz esto otro), es un servicio web gratuito que permite a los usuarios crear simples cadenas de enunciados condicionales (llamados “recetas”) que se activan según los cambios en otros servicios web, como Gmail, Facebook, Instagram o Pinterest.

¿Cuántas aplicaciones utiliza tu empresa? ¿Te resulta un misterio la posibilidad de eliminar procesos manuales mediante la integración de aplicaciones? Dos beneficios clave que supone el integrar aplicaciones son los siguientes:

Mayor comodidad y mejor funcionalidad

Con la integración de aplicaciones, puedes hacer que estas se comuniquen entre sí para compartir información y llevar a cabo acciones adicionales que no puede realizar una aplicación por sí sola. Por ejemplo, puedes utilizar Zapier para integrar tu software de carro de la compra con tu software de administración de relaciones con los clientes (CRM) o marketing por correo electrónico, así como con tu software de contabilidad. De esta forma, cada nueva venta habilita una acción que añade al comprador a tu lista de correo electrónico y, a continuación, activa la transacción que quieras añadir a tu paquete de contabilidad. Poder dictar las acciones que deben realizar tus aplicaciones te permite obtener el mayor provecho de la funcionalidad de tus aplicaciones.

Aumento de la productividad mediante la automatización

Tener que realizar tareas individuales en varias aplicaciones y programas de software puede ser engorroso y llevar mucho tiempo. Si integras las aplicaciones y les permites trabajar en conjunto, puedes automatizar los procesos que antes eran manuales. 

Tener la capacidad de integrar y conectar aplicaciones es una forma excelente de mejorar la eficiencia de tus procesos empresariales y aumentar la productividad de tu empresa; son todo ventajas de cara al balance final.

Ahora que eres consciente del poder de la integración de aplicaciones, es hora de evaluar cómo puedes usarla para conectar tu empresa y tus operaciones con diversos métodos. Como hemos mencionado anteriormente, algunas aplicaciones se crean automáticamente con otras aplicaciones. Por ello, revisa la funcionalidad de las herramientas que más utilices para ver si pueden trabajar en conjunto. Si no pueden, es hora de acudir a Zapier o IFTTT. Con esta guía definitiva sobre IFTTT te pondrás al día rápidamente y, con este PDF con 101 formas de usar Zapier conocerás los tipos de integración de aplicaciones posibles. Las aplicaciones que usas ayudan a que tu empresa sea más eficiente. Ahora, es hora de llevar esa eficiencia al siguiente nivel mediante la integración de aplicaciones.